Como afirma la Sociedad Italiana de Medicina Ambiental (SIMA), la contaminación atmosférica es uno de los principales problemas ambientales que generan riesgos para la salud, hasta el punto de reducir en un año la esperanza de vida en las zonas urbanas más contaminadas.

El aire interior es casi el mismo que el exterior, pero aquí se añaden los agentes físico-químicos y biológicos que provocan alergias, asma, problemas cardiovasculares, de la piel y del sistema inmunitario.

Los contaminantes que se encuentran dentro de nuestros hogares están presentes sobre todo en forma de gases y partículas. Los primeros están causados por el tráfico, por las emisiones industriales o por la cocción de alimentos, mientras que los segundos generalmente están provocados por los COV (Compuestos Orgánicos Volátiles), que incluyen los formaldehídos y los productos para la limpieza doméstica, por la combustión del tabaco y de la leña en chimeneas o estufas, e incluso simplemente por el polvo. Las partículas de menores dimensiones (PM10 y PM2.5) son las más peligrosas para la salud ya que penetran en el sistema respiratorio y llegan a los alvéolos pulmonares. También hay algunos contaminantes presentes tanto en fase gaseosa como en partículas, tales como velas de parafina y ambientadores para el hogar.

Para reducir el riesgo de acumulación de contaminación procedente del exterior y de contaminantes químicos usados en interiores, debería ventilarse la casa cada 4 o 6 horas. Cuando en casa también hay niños es todavía más importante garantizar un aire limpio, dado que su frecuencia respiratoria es mayor que la de los adultos y su sistema respiratorio está en fase de desarrollo, lo que supone un mayor riesgo de posibles problemas asmáticos y alérgicos.

Para respirar un aire sano en los ambientes interiores, es fundamental utilizar ionizadores de nueva generación, donde no solo los filtros garantizan un aire más limpio, sino que el gran trabajo se realiza sobre todo mediante la ionización. Nuestros JoyBion funcionan gracias a una ionización bipolar controlada, la única que puede garantizar una emisión de iones positivos y negativos de manera equilibrada, como ocurre en la naturaleza junto a una cascada o en medio de un bosque.

Le invitamos a ver el vídeo de JoyBion haciendo clic aquí para conocer mejor cómo funciona.

Fuente: SIMA - Sociedad Italiana de Medicina Ambiental

Compartir