Una de las principales características de los dispositivos JoyBion es que generan constantemente una ionización bipolar, es decir, iones positivos y negativos. Para comprobar que el aparato emite estos iones es necesario utilizar un medidor especial, pero si los electrodos de fibra de carbono presentes en el interior del dispositivo están intactos JoyBion está funcionando, generando una ionización saludable. Solo después de los años, estas fibras podrían sufrir un degaste, en cuyo caso se pueden sustituir. Para optimizar la emisión de iones, es fundamental limpiar periódicamente las fibras de carbono presentes en los electrodos para asegurar su optimo funcionamiento.

Compartir